sábado, 21 de abril de 2018

Miedo al amor / Amor / Autoestima

UNA MADRIZA / MIEDO AL AMOR

Cómo se repone alguien de golpes tan constantes, de golpes que son siempre el mismo golpe. Viene la tunda después del día, del día envuelto en conversaciones de trabajo, en servicios sociales, en el ámbar cruel que pega en la mañana del mundo. La mentira del día otorga tiempo para reponerse, de volver a creer en todo. Fiel o fanática ya no lo sé de creencias amorosas, de los asuntos sacros de las construcciones eclécticas, vivimos en una nube rosa sobre la Colonia Roma, confiada en una promesa que es un cuento y una canción de cuna, un opiáceo poderoso y siempre sutil. Amanezco y hago el día, lo atravieso ilusa, mantengo la causa como pobre-miliciana-pobre y vuelve el golpe a mí. No es nunca suficiente, toda bruma también es la bruma del alma, toda lluvia es la lluvia del alma. Yo me mantengo seriamente intoxicada. Vuelve la noche y con la noche el golpe. Esta vez el golpe es una enfermedad, algo más poderoso que mis creencias azules, pasteles, galletitas. Refranes individuales e inútiles. Una enfermedad conocida e incurable, entidad cínica, clara y brutal como los muros, cae sobre mí una artillería de guerreros infames, no, no de guerreros, de hombres sin palabra y sin colores y como es una enfermedad debería compadecerme pero acontece ahí mi falla endógena, la ruptura inicial entre mis piernas y en alguna parte de los sesos. No lo hago, no puedo compadecer como dice la memoria de los santos que hay que hacer si se siente amor y me inflamo de tristeza, me hincho de una desesperación que se empieza a volver familiar y cotidiana y no reacciono, no ven la vida mis sueños de violencia, quiero ser violenta como no soy, fría como no soy, indiferente y regia como nuestra nube casa ya impagable por la presencia sonriente y fatal de los blancos extranjeros, quiero responder al golpe con igual dirección e igual fuerza, como vector abyecto, como no puedo hacer, como no quiero estar. Esa enfermedad desconocida para mi clan del oriente que viene en botellitas de las que yo también disfruto tanto. Adolezco adolescente como mi país, ojalá estuvieran las anclas de la dilución en una cuestión cultural. Cómo logra alguien reponerse del golpe sino con el meticuloso cuidando a la narración la muerte y la resurrección, cómo, sino alimentando el cuento fársico y voraz de un corazón. Soga, cuello y breve y seductor abismo de la tensión entre los dos.


Arrecifes / AMOR

Volé otra vez a la isla, esta vez fui con él. Ver mirar a Odiseo al mar no es un acto libre de perversión literaria. Nadamos en el Caribe, flotando sobre el arrecife fuimos peces rayados, negros y amarillos, vimos peces de tonalidades de azules, como si aquí en la tierra uno fuera del color del aire y no del color de la carne. El roce de la piel azul es azul sobre azules. Vimos a un pez indio con la cara pintada de guerra. Vimos que el roce es un cardumen. Vimos como en un sueño psicodélico, una tortuga joven, flotando cerca de ella no es muy claro qué en ella la hacia joven, qué en ella la hacía tortuga. pero volaba sumergida como cuando uno sueña, escribe u oye voces.Tortuga verde, gris, azul, amarillo, cara de luna creciente. La encontramos en el claro cielo invertido como al venado sagrado, como un escándalo, como un ángel. Vimos el punto en el que se juntan dos océanos y yo pensé en su alma, siempre que quiero juntar con los que tienen olas en el pecho. En la isla el viento no para y hemos tomado pastillas. El viento no para, se le ha pedido, se le ha rezado y el viento habla y ha rebasado al discurso científico, la mujer del servicio ha contado los días mayas, el huracán es inminente y seguramente necesario. Odiseo me enseñó a sacar la luna del agua. El temporal está sobre nosotros, será mejor que no salgamos de la habitación.


La ley de la selva / AUTOESTIMA

La Troglodita le pateó la cabeza de su mejor amiga contra el borde de una banqueta en la esquina de su casa, ahora es una famosa feminista de las redes sociales. Luego la mejor amiga ya recuperada de sus lesiones le dio like y le dijo que perdón mil y que la admiraba mucho, desde entonces por lo menos una vez a la semana comparten algún recuerdo y se ponen que les encanta 💛.


Aguamala o Medusa














e

No hay comentarios:

Publicar un comentario